Desde los primeros restos humanos hasta la presencia de los romanos

Desde los primeros restos humanos hasta la presencia de los romanos

En el término actual de Carcabuey existen numerosos restos materiales que prueban que su ocupación se produce de manera temprana siguiendo las pautas del poblamiento comarcal. Su término presenta unas características de fauna y flora que favorecen la presencia humana durante las primeras etapas históricas. El Neolítico marca el inicio de una etapa importante para Carcabuey porque se incrementa el poblamiento de la zona. Los estudios realizados sobre este periodo han puesto de manifiesto que las tierras de Carcabuey están en el radio de acción de los asentamientos de Jacas, Gallienera y Alcaide, caracterizadas por una intensa ocupación durante este periodo.

Durante la Edad de los Metales se ha encontrado restos de influencia orientalizante en Carcabuey, un hecho que demuestra que aunque esta zona no tiene yacimientos minerales tampoco permanece al margen del trasiego de mercancías e influencias culturales de la época. No contamos con información suficiente para reconstruir lo sucedido en el periodo Ibérico, ni tampoco para explicar la aparición del topónimo Ipolcobulcula. Hemos defendido la existencia de que entre esta ciudad y la de Obulco debieron existir estrechos vínculos, pero es prematuro realizar aseveraciones sin más pruebas que las deducidas de argumentaciones toponímicas.

Durante la presencia de Roma, Carcabuey es uno de los tres municipios más importantes de esta comarca. La concesión del Ius Latii a Ipolcobulcula (Carcabuey) hace que junto a Iliturgicola (Fuente Tójar) y a Sonsontigi (Alcaudete) capitalice el protagonismo comarcal. Los restos materiales encontrados correspondientes a este periodo corroboran esta importancia. Hemos de mencionar la aparición de numerosos testimonios epigráficos entre los que sobresalen las inscripciones que se refieren a la existencia de cargos municipales de gran poder económico y aquellas que nos informan sobre el culto a las principales divinidades romanas. También se ha encontrado los restos de varios hornos cerámicos, prensas de aceite, villas y numerosos vestigios de un poblamiento que fue muy importante.