El pueblo

El marco geográfico: aspectos físicos y humanos

Los aspectos relacionados con el relieve, la topografía, los suelos y el clima conforman las líneas fundamentales del marco geográfico de este municipio. Es difícil entender muchos de los comportamientos de sus habitantes sin tener en cuenta los obstáculos impuestos por la elevada altitud de sus tierras, la acción perniciosa de las heladas, el tortuoso trazado de sus vías de comunicación o el aislamiento impuesto por un relieve que circunda su término municipal. Pero, a la vez, esos mismos factores han sido trascendentales para explicar la importancia estratégica de este territorio y su consideración como tierras seguras y de fácil defensa.

Entre los aspectos humanos, se ha dado preferencia a una evolución poblacional que muestra el crecimiento desigual que se ha producido a lo largo de los siglos. El periodo en el que se alcanzan las mayores cifras de población se inicia a finales del siglo XIX y finaliza a finales del siglo XX. La densidad ha sido elevada si la comparamos con la media provincial, pero inferior a la cifra media comarcal. En el poblamiento ha destacado la presencia de la población dispersa que, aunque muy disminuida durante las últimas décadas, mantiene una considerable importancia. Ha sido una población que, desde mediados del siglo XX, ha estado sufriendo los efectos de una masiva emigración. Esta sangría migratoria ha provocado graves problemas demográficos entre los que el descenso de la natalidad y el incremento del envejecimiento son los dos más importantes.

La economía de sus habitantes se caracteriza por el predominio casi absoluto de la agricultura. El olivar y las pequeñas propiedades son los aspectos que más sobresalen en un sector económico que ha atravesado por coyunturas diferentes a lo largo de la historia. En las últimas décadas, sin embargo, se ha beneficiado de una situación, realmente, excepcional. Las positivas repercusiones de esta coyuntura se ha dejado sentir de manera bien visible sobre unas gentes que venían sufriendo los duros efectos de la falta de empleo desde hace mucho tiempo. El resto de las actividades económicas tienen una importancia desigual, aunque en los últimos años se han producido iniciáticas que están creando una imagen diferente de este municipio. Carcabuey es un ejemplo típico de pueblo-fortaleza en el que el relieve ha tenido un protagonismo fundamental en la disposición de sus calles.